dijous, 27 de març de 2008

Música en mitjanit

Mentre escolto la poesia musicada d'Ismael Serrano penso de com el món canvia en el moment que escoltes i interioritzes una cançó que t'agrada. Una bona cançó té la capacitat de fer-te veure el món, encara que siga per uns minuts, més prometedor. Si ho mires des d'una perspectiva objectiva pot semblar una tonteria, però és cert, i tots i totes ho hem viscut en les nostres carns. La conjugació de les notes i la lletra et dóna un caliu agraït sobretot en moments en que l'ànim està decaigut. Aquesta conjugació et fa sentir sentiments indescriptibles però sobretot tenim la tendència de sentir-nos els protagonistes de totes les cançons. A qui no li ha passat que escoltant la radio al cotxe, escoltant la radio en un mp3 al supermercat -sobretot en moments de depre amorosa- cada cançó que sona creiem que parla de nosaltres? Els humans som així, entenem el que volem entendre i escoltem el que no ens diuen.

Adjunto la canço que estava escoltant: "Canción para un viejo amigo" d'Ismael Serrano


Recuerdas los tiempos en que, viejo amigo, ardía en tu boca la azul madrugada. Borracha, Afrodita reía y brindaba contigo dejando el olor de otro cuerpo en tu cama. ¿Dónde encallaron esos días? ¿En qué luminosas playas?
Huyendo de ti y de la aurora, escapaste buscando en mil bares el abracadabra que detiene el tiempo, pero regresaste y te encontraste a ti mismo esperándote en casa. Y el alba sincericida trajo su rutina y su ancla.
El amor es la piedra que Sísifo 1 empuja. El mundo el cascabel de un gato asustado. Nadie nos avisó que amar es doler, que crecer es aprender que para regresar, y para casi todo, es tarde, y aquello que no fue nuestro más leal amante.
Así que brindemos ahora viejo amigo: que acabe este otoño y resuelva el misterio del eclipse en tu pecho, que aún no nos rendimos. De la noche aprendimos viejos sortilegios que ayudan a conjurar al reloj y sus espectros.
Sísifo abandona hoy su piedra en la cima y el gato se duerme esta noche en tus brazos. Quizás tengan razón y amar es doler pero quién diablos quiere regresar si lo que cuenta es aprender que no está perdido aquello que no fue, que no está perdido aquello que no fue.
1.- Sísifo: En la mitología griega Sísifo, hijo de Eolo y Enarete, marido de Mérope y fundador y rey de Éfir, fue condenado en el infierno a empujar una piedra enorme cuesta arriba por una ladera empinada, pero antes de que alcanzase la cima de la colina la piedra siempre rodaba hacia abajo, y Sísifo tenía que empezar de nuevo desde el principio. ¿Acaso el amor no parece a veces esa piedra?

http://es.youtube.com/watch?v=czjBomp1x4g

2 comentaris:

joan ha dit...

Raul, tot en la vida es esta pedra, però depen del moment que passa cadascu la interpreta tal com li ve bé.

Per a fer anar amunt la pedra no només s'ha de saber espentejar si no que s'ha de saber com es fa i de vegades s'ha de deixar anar avall, apartar-se i prendre aire.

I creu-me la pedra es pot ficar a dalt, el problema es que casi sempre despres cau per l'altra part de la muntaynya per lo que s'ha de saber disfrutar durant els instants que la tens a dalt.

Anònim ha dit...

toda cancion encierra un mensaje del autor, pero transmite un mensaje diferente al que lo oye. Puede parecerse más o menos a lo que se quería decir, pero es diferente. Saber interpretar el mensaje es algo que solo hace el que lo siente, por eso cada uno tiene su cancion favorita, o su cancion para momentos duros, o sus canciones para la vida. Disfruta de lo que oyes, porque para eso puedes oir y tienes capacidad de sentir sus melodías y letras